Cuando hablo del cuidado de la piel muchas veces me han preguntado si lavarse la cara por las mañanas es suficiente, alguna me ha comentado que usa gel de ducha, y yo siempre contesto:

¿Te ducharías o lavarías tu ropa solo con agua? ¿Te ducharías con detergente para suelos?

Muchas se sorprenden ya que jamás pensarían en hacer algo así… Si utilizas productos específicos para la ropa, los platos, los suelos… ¿Por qué no usar un producto para cuidar tu rostro?

Para que tu piel esté sana no basta con lavarte la cara al levantarte o al acostarte. Debes limpiarla con productos específicos. Eso sí, no te dejes llevar por el bombardeo publicitario ya que no todas las pieles necesitan el mismo cuidado.

Primero debes identificar qué tipo de piel tienes. Cada piel es diferente y necesita cosas diferentes.

Si sigues teniendo dudas tras leer este artículo, te recomiendo que consultes con un especialista que analice tu rostro y te diga que productos son adecuados para tu tipo de piel.

Piel normal:

Este tipo de piel es la ideal. Es flexible y resistente. De aspecto terso y bien nutrido, delicado y saludable, suave al tacto y de color uniforme.

Cuidados:

Es imprescindible un buen cuidado para mantener su frescura.

Limpieza diaria (mañana y noche), hidratación y protección con productos para piel normal.

Usar una mascarilla nutritiva y exfoliar una vez por semana.

Piel grasa:

Es una piel de aspecto graso y con muchos brillos, sobre todo en la zona T (frente, nariz y barbilla) Tiene una textura irregular y los poros muy dilatados y visibles. Tiende a tener granitos, espinillas, puntos negros y acné ya que los poros se obstruyen con facilidad.

Cuidados:

Limpieza profunda por la mañana y por la noche con productos libres de grasas y aceites.

Para hidratar usar cremas hidratantes matificantes o libres de aceites.

Usar mascarillas purificantes y exfoliar una vez a la semana.

Piel mixta:

Es el resultado de una piel grasa mal cuidada. Se caracteriza por tener la zona T grasa y el contorno de los ojos secos.

Cuidados:

Cuidar la piel igual que una piel grasa utilizando productos para pieles mixtas, libres de aceites pero que nos aporten a su vez hidratación en las zonas mas secas.

 

Piel sensible:

Es una piel hipersensible que reacciona a cualquier estímulo como si se produjera una alergia. Es susceptible al uso de cosméticos, al sol y a los cambios climáticos. Es muy frágil y delicada, con poros invisibles. Se siente tirante y tiende a tener cuperosis. No tolera bien el jabón.

Cuidados:

Utilizar productos descongestivos específicos para pieles sensibles. No deben llevar perfumes, colorantes, conservantes o emulsionantes.

Limpieza muy suave por la mañana y por la noche. Hidratar y foto-proteger diariamente y usar mascarillas calmantes o refrescantes.

Si tienes este tipo de piel es aconsejable que consultes al dermatólogo para que te recomiende que productos puedes usar.

Piel seca:

Es una piel fina y delicada. Carece de brillo superficial y tiene los poros cerrados. La sequedad hace que tienda a descamarse por la falta de grasa y agua. Suele presentar sensación de tirantez y puede llegar a irritarse y enrojecerse con facilidad.

Es una piel muy delicada y si no se trata bien puede convertirse en una piel sensible.

Cuidados:

Limpieza suave, sin frotar la piel para no irritarla, con productos libres de alcohol, por la mañana y por la noche.

Hidratar varias veces al día con cremas hidratantes nutritivas. Durante el día usar cremas con foto-protección.

Utilizar mascarillas hidratantes dos veces por semana y realizar una exfoliación suave cada 15 días.

Como puedes ver los cuidados de la piel son similares: Limpieza mañana y noche, hidratación, protección, exfoliación…
La principal diferencia está en saber escoger los productos apropiados.

Como último consejo te recomiendo que la exfoliación y el uso de la mascarilla no sean el mismo día. Deja pasar dos o tres días entre uno y otro.

Recuerda que el rostro es lo primero que enseñamos al mundo cada día y necesita un poco de atención.

Verás cómo te lo agradece mostrándose mucho más bonita y saludable.

Nos vemos pronto 😉