¿Quieres saber cómo identificar tu tipo de Piel?

Es importante identificar tu tipo de piel para que tu piel esté sana.

Si, así es… no basta con lavarte la cara al levantarte o al acostarte. Debes limpiarla y cuidarla con productos específicos. 

Cada piel es diferente y necesita cosas diferentes. Por eso es importante saber qué tipo de piel tienes, para saber qué cuidados necesita.

No te dejes llevar por el bombardeo publicitario ya que no todas las pieles necesitan el mismo cuidado ni los mismos productos.

Al suscribirte, recibiste en tu correo “La guía paso a paso DEFINITIVA Cuidando tu Piel”, una guía para imprimir dónde te enseño cómo cuidar tu piel y el orden que debes seguir.

(Si no lo tienes, ve a Inicio y coloca tus datos, te llegará a tu bandeja de entrada.)

Hoy vamos a ver cómo identificar tu tipo de piel y cuáles son sus características más comunes.

Si sigues teniendo dudas tras leer este artículo, te recomiendo que consultes con un especialista que analice tu rostro y te diga qué productos son adecuados para tu tipo de piel.

Piel seca:

La piel seca es una piel fina y delicada. Carece de brillo superficial y tiene los poros cerrados. La sequedad hace que tienda a descamarse por la falta de grasa y agua. Suele presentar sensación de tirantez y puede llegar a irritarse y enrojecerse con facilidad.

Es muy delicada y si no se trata bien puede convertirse en una piel sensible.

Piel grasa:

Este tipo de piel es de aspecto graso y con muchos brillos, sobre todo en la zona T (frente, nariz y barbilla) Tiene una textura irregular y los poros muy dilatados y visibles. Tiende a tener granitos, espinillas, puntos negros y acné ya que los poros se obstruyen con facilidad. 

Piel normal:

Aquí nos encontramos con el tipo de piel ideal. Es la que buscamos todas.

Es flexible y resistente. De aspecto terso y bien nutrido, delicado y saludable, suave al tacto y de color uniforme.

Piel mixta:

Es el resultado de una piel grasa mal cuidada. Se caracteriza por tener la zona T grasa y el contorno de los ojos y los pómulos más secos.

 

Piel sensible:

Es hipersensible y reacciona a cualquier estímulo como si se produjera una alergia. Es susceptible al uso de cosméticos, al sol y a los cambios climáticos. Es una piel muy frágil y delicada, con poros invisibles. Se siente tirante y tiende a tener rojeces y alergias. No tolera bien el jabón ni los cosméticos con perfume.

Si tienes este tipo de piel es aconsejable que consultes al dermatólogo para que te recomiende que productos puedes usar.

Ahora te toca a ti…

Observa tu rostro en el espejo, ¿qué tipo de piel tienes?

Nos vemos pronto 😉

Deja una respuesta